Autoriza a desconectarle el respirador a su ‘hermano’, por muerte cerebral, y descubre que no era quien creía


Ya cuando estaban por enterrarlo, una estadounidense se enteró de que su verdadero hermano estaba vivo y preso en una cárcel sin saber nada de los hechos.

Una mujer estadounidense formuló una denuncia contra un hospital en el que primero le aseguraron tener recluido un hermano suyo, luego le diagnosticaron muerte cerebral y a ella le pidieron autorización para desconectarle el respirador artificial, para finalmente, después de su muerte, enterarse de que el fallecido era un desconocido y no su familiar, informa The New York Post.

La historia empezó el pasado 15 de julio, cuando Freddy Clarence Williams, de 40 años, fue ingresado inconsciente en el hospital St. Barnabas del Bronx (Nueva York, EE.UU.), tras una presunta sobredosis. El personal lo identificó por una tarjeta de la seguridad social que tenía en su ropa y, tras buscar algún familiar, dio con el número de teléfono de su supuesta hermana, Shirell Powell, de 48 años. De inmediato la llamaron para informarle que Freddy estaba al borde de la muerte. Por asombrosa casualidad, Powell tiene un hermano de 40 años y llamado también Freddy Williams. Nadie se fijó en que faltaba el nombre ‘Clarence’.

Cuando la mujer llegó al centro médico, el rostro del hombre inconsciente lucía “un poco hinchado” y era poco visible por la profusión de tubos. Ella simplemente aceptó que se trataba de su hermano. Dos días después, los médicos le dijeron que el paciente tenía muerte cerebral. “Estaba preocupada, lastimada, llorando, gritando, llamando a todo el mundo. Fue un sentimiento horrible“, recuerda Powell.

“Habríamos enterrado a otra persona

El 29 de julio, la ‘familia’ se despidió de Williams, que tenía dos hijas, y “Powell autorizó [al hospital] a retirar el soporte de vida de Frederick Williams”, señala la demanda. El increíble error vino a esclarecerlo la autopsia, que reveló que el muerto era Freddy Clarence Williams y no Freddy Williams. “[Una empleada de la oficina del forense] nos llamó justo a tiempo”, dijo Powell, y añadió que de no ser así “habríamos enterrado a otra persona“.

El verdadero hermano de la mujer había sido detenido el 1 de julio y estaba en una cárcel de Manhattan.

Tras estos hechos, Powell decidió entablar una demanda contra el hospital por el sufrimiento que le fue causado. “Por una parte, estoy agradecida de que no fuera [mi hermano]. Por otra parte, maté a alguien que fue padre y hermano”, expresó la mujer.

El hospital, por su parte, no ha suministrado información alguna sobre el fallecido Freddy Clarence Williams y su familia.

Previous Estas son las 10 amenazas que pondrán en riesgo la salud pública este 2019
Next Rusia desarrolla tres vacunas universales contra la gripe

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *