Un estudio halla vínculos entre la grasa del vientre y el tamaño del cerebro


Tener una mayor adiposidad en torno a la cintura podría estar vinculado con la reducción del cerebro, sugieren investigadores británicos.

Un equipo de investigadores liderado por Mark Hamer, de la Universidad de Loughborough (Reino Unido), encontró un vínculo inversamente proporcional entre las cantidades de grasa acumuladas en el vientre y el tamaño del cerebro. El estudio correspondiente fue publicado en la revista Neurology.

Según recoge el portal EurekAlert!, los científicos analizaron los índices de masa corporal y de cintura-cadera (una medida de grasa en el vientre) de 9.652 participantes, con edad promedio de 55 años.

Después, recurrieron a imágenes por resonancia magnética para determinar volúmenes de materia blanca y materia gris en el cerebro.

Asimismo, consideraron y ajustaron otros factores que pueden afectar el volumen cerebral, como la edad, la actividad física, el hábito de fumar y la presión arterial alta.

Como resultado, los autores del estudio hallaron que los índices altos de masa corporal estaban relacionados con volúmenes cerebrales de materia gris ligeramente más bajos.

Así, las personas que mostraban valores más altos tanto en ese índice como en el de cintura-cadera, tenían volúmenes cerebrales de materia gris más bajos que el común. En cuanto al volumen de la materia blanca, los científicos no encontraron diferencias significativas.

“Nuestra investigación examinó a un gran grupo de personas y descubrió que la obesidad, específicamente en la parte media del cuerpo, podría estar relacionada con la reducción cerebral“, señaló al respecto Mark Hamer.

Agregó que si bien el estudio “descubrió que la obesidad, especialmente en la cintura, está asociada con volúmenes cerebrales de materia gris más bajos, no está claro si es que las anomalías en la estructura cerebral conducen a la obesidad, o si la obesidad conduce a estos cambios en el cerebro”.

El especialista destacó que la investigación halló igualmente vínculos “entre la obesidad y la reducción de regiones específicas del cerebro”.

Previous Un chino queda discapacitado tras vender un riñón para comprar un iPhone y un iPad
Next El futuro de la contracepción ya está aquí: Desarrollan un parche que tendría efecto durante meses

1 Comment

  1. Avatar
    PABLO REYES
    enero 23, 2019
    Responder

    CONSIDERO, QUE PODRIA SER PROBABLE QUE EN INVESTIGACIONES A FUTURO SE ENCUENTRE UN VINCULO ENTRE LAS LINFOCINAS INFLAMATORIAS INTERRELACIONANDO CON LA LEPTINA Y LA ADIPONECTINA, ESTIMULADAS POR MOLECULAS DE LA SUSTANCIA GRIS CEREBRAL QUE A SU VEZ REACCIONAN AL STRESS QUE GENERA AL GUNOS PROCESOS DE PENSAMIENTO, DE LO CUAL YA SE CONOCEN TEORIAS, PERO SIN PRECISAR MOLECULAS NI GENES IMPLICADOS DE MANERA ESPECIFICA.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *